En San Jacinto, no hay agua para lavar «LA HAMACA GRANDE».

Por: Frank EpalzaJiménez

La tierra del gran Adolfo Pacheco Anillo, el hombre que en su imaginación meció al pueblo vallenato en «La Hamaca Grande», donde también metió el cerro de Maco, es el municipio de San Jacinto, un territorio ubicado en el departamento de Bolívar, registrado con el NIT 8000266685-1 y COD DANE 13654, en la República de Colombia.

Este fue elevado a la categoría municipal a través de la ordenanza 013 de 1996 y, a partir del 6 de mayo de 1997, se puso en gestión administrativa a sus pobladores.Cuenta con una población cercana a los 25.000 habitantes.

Además, podemos destacar su reconocimiento como generador de artesanía a través de la palma y el hilado, artículos que han sido exportados a muchos países.

Hoy, la ciudadanía está inmersa en un mundo incierto, carente de servicios vitales como el saneamiento básico.

El agua potable fue, durante mucho tiempo, la bandera de la politiquería, servicio prestado desde la finca de Rodrigo Barraza Salcedo (QEPD), en la cual todavía se encuentran abandonados y sin utilidad varios pozos.

Actualmente, los pobladores cuentan en sus casas con tanques de concreto y otros con albercas, con capacidad de más de 2.000 litros, los cuales abastecen cada vez que llueve, recogiendo el agua lluvia desde la canaleta colgada en cada uno de los aleros de las viviendas.

Esta precaria situación socioambiental ha motivado a miembros de la Fundación Trabajando Juntos de la Mano de Dios por San Jacinto, organización sin ánimo de lucro presidida por la señora Lilibeth Escandón Pérez, a quienes se están sumando muchos ciudadanos como Guillermo Ortega, Carolina Marin Arrieta y Luis Zabala Vergara, así como la asociación de pequeños ganaderos y agricultores, quienes con voz resonante buscan ser oídos por el gobierno nacional, orientado por el Señor Presidente Dr. Gustavo Petro Urrego, para buscar la financiación y construcción del acueducto y alcantarillado en San Jacinto.Para ello, se están planteando tres hipótesis:El requerimiento de 300 tanques de PVC con capacidad de 2.000 litros cada uno.Estudio de factibilidad de los pozos profundos ubicados en la finca del heredero Pedro Barraza.Ubicar una planta de tratamiento para el agua potable en el humedal El Charcón, ubicado en la vereda La Flecha.Además, están convocando a la alcaldesa Merly Viana Pérez y al señor gobernador del departamento de Bolívar, para que se planifiquen soluciones de fondo para el suministro de agua potable en el municipio de San Jacinto.