Después de más de 7 meses  de haber llegado al país luego de cumplir una pena de  16 años en los Estado Unidos por narcotráfico, Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, rompió el silencio y pide por medio de un comunicado dirigido al presidente de la República Iván Duque que lo incluya en la mesa de conversación Nacional a los actores del conflicto armado interno que han protagonizados procesos de paz y dejación de armas antes el Gobierno.

El exjefe máximo de las autodefensas unidas de Colombia quien fuera el comandante del bloque Norte, sorprendió a Colombia con un comunicado titulado como: “Señor presidente de la Republica de Colombia Iván Duque Márquez. Llegó la hora, señor Presidente, de escuchar a todos los colombianos, sin exclusión” e incluso propone una nueva constituyente.

Actualmente Jorge 40 se encuentra recluido en la cárcel la Picaleña de Ibagué purgando una pena de 40 años de prisión por actor material de varias masacres, violaciones y todo tipo de vejámenes cometidas por las AUC, Tovar llego en el mes de septiembre el año inmediatamente anterior (2020) quien, desde que arribo al país no se había pronunciado.

El comunicado también hace referencia a la actual crisis que atraviesa el país, “La protesta pacífica violentada por las expresiones de una minoría de fuerzas irregulares externas o complementarias, terminan opacando la contundencia de la legitimidad cuando se hace uso del derecho ciudadano a expresarse desde la calle como escenario político posible.

Trayendo esa combinación, la respuesta inevitable igualmente violenta de quienes nosotros mismos, el pueblo — como constituyente primario — le hemos concedido el derecho de la legítima violencia para que nos proteja, nos asegure un orden público y nos garantice una estabilidad como nación”, expresó Tovar Pupo.

En uno de los renglones de la carta, que alias Jorge 40 hace llegar a este medio de comunicación y ratifica en su cuenta de twiter,  dice: “La Provincia Unida” conformado por todos esos acumulados solidarios en el macondo olvidado desde 1999 que sigue vigente, y quienes nos quedamos sin voz ni representación en los escenarios que permite la civilidad a causa de nuestra voluntad de aportarle y apostarle a la convivencia pacífica; actuar que desenmascaro esos odios y pasiones ideológicas que han arrojado en primacía no solo quienes han pedido nuestra aniquilación total, moral, física y económica que no lograron en el fragor de la confrontación dentro del conflicto armado que nos enfrentó, sino también, desde la orilla del odio justiciero de quienes, ahora sí y solo contra nosotros blandieron la espada de sus sesgos e intereses.

En el afán de quienes nos juzgan – como el culpable necesario a mostrar – para no ser juzgados y quienes en su combinación, nos cercenaron nuestros derechos civiles, políticos y económicos adquiridos en medio de la confrontación, le manifestamos, señor presidente, que estamos listos para participar en el dialogo nacional.

Cabe recordar que, tras haber sido expulsado de Justicia y Paz, el exjefe paramilitar está en manos de la justicia ordinaria, en la que hay 35 órdenes de captura en su contra, 40 medidas de aseguramiento y más de 1456 investigaciones penales.

“Jorge 40” había solicitado su admisión en la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), pero el sistema de justicia transicional rechazó su petición al considerar que los crímenes por él cometidos mientras hizo parte de la Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), entre 1998 y 2006, cuando hizo parte de la desmovilización colectiva del grupo para acogerse a los beneficios de la Ley 975 de 2005, no son de su competencia, y lo invitó a comparecer a otras jurisdicciones.

Leer el comunicado completo.